top of page

Entre Budha y el guarapo una conversación con Damian Salguero

Actualizado: 4 ene




Nuestros budas latinoamericanos o arquitecturas asfixiantes e intangibles

Reseña sobre la Gran depresión del Buda de Damián Salguero


Aquí vamos a presenciar el tránsito estrepitoso de un hombre contemplativo, de un mendigo ancestral sobre las calles, sobre el campo, sobre el amor y otros alucinógenos. Este libro es un canto que se convierte en un río de palabras y muertos y en la mezcla de temas acudimos al génesis y al éxodo del lenguaje.


Desde Nepal hasta los Andes el poeta como un mendigo iluminado fuera del tiempo, anacrónico y errante funda mundos cargados de horizontes de vida, desde su sufrimiento, desde su consciencia circular, sobre su sensibilidad terrible. Nuestros budas latinoamericanos cargados de terror frente a realidades abrumadoras que llevan a los hombres a perderse en ficciones de falsa felicidad. Aquí el poeta es un nómada errante sobre el dolor del mundo.


“Las personas nacieron para derribar dioses, volverse dioses y ser derribados” La poesía de Damián es una queja abrumadora, un carnaval de hastío, dolor y belleza. Una crítica que es un grito contra los múltiples espejos del pasado y del capitalismo que es lo que nos convierte en seres ruines y a los poetas, que somos todos, en náufragos de sentido. Es así como el poeta se convierte en un prestidigitador por dinero, por concursos, llena páginas por plata, tal y como lo anuncia María Paz Guerrero en Dios También es una perra:

“Dios tiene que escribir quince páginas de poesía

Esta es la página cuarenta

Y todavía le faltan al menos quince

Si dios completa cincuenta y cinco páginas

Dios puede publicar”

(Guerrero, 2018, p.9).


En María Paz, como en Damián está la úlcera de raíz, hay una reflexión profunda sobre la consciencia de ser latinoamericano de continuar sin fundamento sobre las civilizaciones de la muerte y el futuro, que nos hablan de felicidad, lo que terminan siendo todos los territorios: Paraísos prometidos. El poeta como un sabio denuncia en una queja global y cosmopolita la inutilidad de las estructuras, instituciones, valores, ciudades y espacios que habitamos, como arquitecturas asfixiantes e intangibles.


La tensión entre el lenguaje y el poeta persiste, el poeta que crea utopías versus la realidad que destruye al poeta y la poesía. La poesía de Damián continuamente atravesada por el verde de los Andes y los conflictos de un territorio cargado de disputas ancestrales, en el que el poeta encuentra el bienestar en la relación con la naturaleza, la belleza, lo simple de la contemplación. Es un dios que ha olvidado la forma de su expresión en un lenguaje prestado. “Cargo el lastre pesado del lenguaje de orilla a orilla” la extensión cotidiana de la ciudad es el tema por el cual cada verso atraviesa a los hombres y mujeres que al llegar a casa, caen sobre sus camas a llorar la soledad y pensar por qué levantarse de nuevo y repetir el ciclo diario de sus cruces.


Agudo e irónico en su crítica al modelo económico es una queja y también una invitación a explorar nuestra ascendencia – territorio- raíz – lengua – pensamiento. Este es un poema que habla de poemas que fundan civilizaciones y nuevos valores en donde los marginales refundan con amor la vida. Esta es una inundación que se convierte en embriaguez, es incontenible, inagotable y como obra inabarcable, condenará al autor, en vida, a múltiples y continuas reescrituras.


Daniela Prado | 2021

46 visualizaciones0 comentarios
bottom of page