top of page

“La poesía es la vida y la capacidad de amarla”


Entrevista ampliada publicada por El Espectador a la poeta, editora y gestora Daniela Prado. “¿Por qué lo bello resulta doloroso?” es la antología de su poesía que acaba de publicar la Universidad del Norte.


Por Juan Sebastián Lozano



Daniela Prado es una poeta, editora y gestora cultural colombiana. La Universidad del Norte de Barranquilla acaba de publicar una antología de su trabajo, que además de escrito es visual y sonoro. El libro se llama ¿Por qué lo bello resulta doloroso? La escritora lo presentó en la costa atlántica, y también su libro Espacios habitables, que ya es un clásico entre los lectores de poesía joven colombiana. En un país que aprecia poco a sus poetas, en una sociedad de trabajo precarizado, Prado, de solo 28 años, se destaca como gestora y promotora de colegas; con entusiasmo a pesar de la dificultad, realiza una labor titánica.


En su poesía hay rabia, tristeza, pero también ternura. Los poemas son huracán que nos acaricia, furia justificada, alguien que nos ofrece un corazón, una ventana para que veamos la belleza del mundo, potencias que dejamos de lado en lo rutinario. Hay intimismo y también viaje y exploración. Prado nació en Cali y camina el país haciendo talleres de poesía, organizando lecturas, dando a conocer su arte y las publicaciones de Tristes Trópicos editorial. Bajo el concepto“Mujer oblicua” apoya la escritura de otras mujeres, visibiliza autoras del pasado y a sus contemporáneas.


¿Qué significa o ha significado la poesía en su vida?

La poesía ha significado el encuentro con la vida como un milagro continuo. Es volver a entenderte como cuerpo con sentidos, sorprenderte por el sonido más leve, por la sombra que se da en una hora precisa, un sabor que te conmueve, un movimiento que te recuerda las plantas de tus pies, algún pliegue preciso o una mancha que antes no tenías. Es recordar tu conexión con las plantas y los animales, es decir con lo que se mueve y lucha por vivir algo muy parecido a la libertad. La poesía es la vida y la capacidad de amarla entendiendo que como todo milagro es pasajero. La poesía me ha ayudado a entender y a recordar las ganas que tengo de vivir y sentir todo, así se sienta como un vértigo.


¿Cuándo empezó a escribir?

Siempre fui muy curiosa y eso fue castigado por la manera en la que te quieren hacer creer sobre qué es el mundo o cómo funciona todo, caí en una depresión muy profunda cuando era adolescente y desde ahí empecé a escribir en un blogspot sin ninguna pretensión.


Háblenos del proceso creativo del libro Espacios habitables.

Yo venía inspirada de varias exploraciones poéticas de distintos poetas de países como Argentina y México, sobre todo de una poeta argentina llamada Tálata Rodríguez que en su libro Primera línea de fuego había puesto códigos QR que enlazaban a varios video/poemas y definitivamente fue algo que necesitaba explorar desde mi estética personal. Con una beca para promover el arte que dan en mi ciudad logré sacar Espacios Habitables, libro que habla sobre lo íntimo y lo doméstico del lenguaje.


¿Qué poetas son los que más la influencian? ¿Qué otros artistas?

Varias de mis influencias son Huidobro, Pessoa, Violeta Parra, Clarice Lispector, Leopoldo María Panero, Ralph Waldo Emerson. Amo todas las exploraciones musicales y poéticas de Rosario Bléfari y Juana Molina, logran devolverme a una sensación de ternura y desencanto salvaje y a veces doméstico, a una inocencia que me recuerda a Mary Oliver, Emily Dickinson, Alicia Genovese o Valeria Tentoni. Me gustó bastante por un tiempo Gonzalo Arango y varios nadaistas, la irreverencia y el humor que se mezcla con una expresión de la búsqueda de lo espiritual desde la poesía. Me encanta la poesía de Orietta Lozano, Nicolás Suescún y Gerardo Rivera, poéticas cargadas de asombro vegetal, naturaleza y vida doméstica. Me encantan las artistas plásticas Cecilia Vicuña y Luz Lizarazo por su sensibilidad plástica con el lenguaje. Hay muchas personas más, es un camino largo.


¿Qué la llama a escribir? ¿Qué de “la realidad” la golpea o la acaricia para que decida escribir?

Me siento como una persona muy sensible en la medida en la que me ha interesado explorar la emocionalidad desde lo sensorial, me gustan los momentos que parecen paisajes lentos, como pequeñas escenas cinematográficas: El amor, la soledad y lo doméstico están cargados de esos momentos tan íntimos, transparentes, cargados de una nostalgia vegetal que es accidental y frágil pero salvaje y paciente. Vivir en tanta actividad que requiere tiempo genera una tensión que se está fracturando constantemente, no siempre surge algo maravilloso, no todo el tiempo estoy buscando decir algo que cambie las cosas de una manera categórica. Me gusta tratar de recuperar la importancia de lo simple, la observación de los rituales que creamos para sostener un realidad que te aturde por estar pensando constantemente en hacer dinero o estar todo el tiempo scrolleando o abriendo una y otra vez la nevera esperando que milagrosamente aparezca algo fácil de comer cuando simplemente no deseas hacer nada.


La vida en pijama desayunando todo el día trabajando desde casa, en trabajos casi que inventados por mí misma como tallerista, ilustradora o editora eso me golpea y me acaricia. Sentir un dolor impresionante por saber que el deterioro de la naturaleza, el cambio climático, la desaparición de especies es irreversible; pero al mismo tiempo conocer los frailejones en el páramo, ver los barranqueros, colibríes, nadar en el río, vivir en Colombia me golpea y me acaricia. Hablar con amigas sobre la experiencia maravillosa y dura de ser mujer y cómo eso cambia por completo tu visión del mundo, me golpea y me acaricia. Olvidar o recordar parcialmente me golpea y me acaricia, por eso escribo.


Háblenos un poco de su labor como editora y gestora cultural.

Llevo casi una década haciendo publicaciones autogestionadas y organizando lecturas, todas han sido una excusa para el encuentro, para saber qué está pasando en otras partes del país y el mundo con respecto a las expresiones artísticas poéticas y la exploración con los formatos. Me gusta publicar escritoras jóvenes colombianas que admiro y sé que como yo no encontraron alguien que les dijera cómo hacer un libro o que les respaldara a través del proceso editorial que muchas veces puede ser complejo y sobre todo caro; es precioso ver el resultado de tu proceso concretado en un objeto sensible como lo puede ser un libro.

Siento una necesidad muy grande por conocer los procesos de otras personas y generar estos encuentros multidisciplinares entre la video poesía, el collage poesía, la poesía sonora o poesía expandida. Lo hago porque me parece importante y necesario para un país en el que ser artista joven es condenarse a la precariedad de alguna manera. Cuando ves lo que hacemos en Colombia con recursos tan mínimos y tanta creatividad y ganas de crear y compartir te llenas de una ternura infinita y te cargas de energía para seguir generando estos procesos; aunque sí es agotador, desagradecido y muchas veces puede resultar peligroso.



Háblenos de su incursión en otras artes


Ahora estoy explorando sonorizar mis poemas con un proyecto que se llama El azar de las formas, el año pasado saqué un primer EP que lleva sonidos atmosféricos y ruiditos que realicé con ayuda de varios amigos. También tengo una marca gráfica con la que exploro el collage poesía que es Bad Education Collage que es mi proyecto con el que hago ilustración y doy talleres. Me gusta descubrir cómo cada exploración me lleva a un lenguaje, sonido e imagen nuevos que no sabía que podían salir de mí.



Hábleme del encuentro con usted misma para escribir y el encuentro con los demás en los viajes y la poesía colectiva que realiza. Del contraste.

La soledad es un estado del cual nos hacen sentir miedo. Es necesario aprender a estar en silencio y cada vez es más difícil porque nos abarrotan en los centros de concentración para humanos llamados ciudades, cada vez nos ofrecen bocinas más grandes, pantallas gigantes para tenernos alejados del encuentro con nosotros mismos. En Espacios Habitables la soledad es un tema fundamental que propone la soledad como el momento de autoconocimiento más profundo y pasa del aburrimiento y el tedio hasta la sorpresa de los gestos más cotidianos. Es la búsqueda por volver a ritualizar lo cotidiano. Hace un año me pasó que caí en una depresión muy profunda y duré casi un mes sin hablar y luego tuve una semana de demasiada actividad social y perdí la voz por tres días, fue muy loco entender lo demandante que es conectar todo el cuerpo, la respiración, con los labios y el cerebro. En la adultez he aprendido que socializar se me hace cada vez más difícil.


¿Escribir poesía la sana, la cura o no resuelve nada?

Estar en relación con el lenguaje es estar en relación con el pensamiento, es decir tu mente, es agotador estar pensando poéticamente porque es estar expuesto a muchas emociones en muy poco tiempo. Escribir es estar conectado con el pensamiento porque es el momento en el que algo imaginario se materializa; expresar algo que atraviesa tu cabeza en un papel, en un grafiti, en un celular siempre va a ser un movimiento que requiere tiempo y energía. Para mí ha sido muy terapéutico y meditativo escribir, sobre todo cuando vuelvo a leer lo que escribo después de mucho tiempo y saber que me encuentro en esas palabras. Escribir siempre será una huella.


¿Solo nos queda habitar el lenguaje, el arte, ante la realidad cruda que no entendemos, que es dolorosa y violenta? ¿La realidad se cambia desde el arte, desde lo subjetivo, o cree en el cambio sociopolítico?

El lenguaje no son sólo las palabras, porque también nos comunicamos a través de los sentidos, hablamos con todo el cuerpo y somos cuerpo, la capacidad de crear cosas nos hace reconocernos y reconocer; por eso es importante crear espacios donde las personas tienen la oportunidad de compartir, crear, desahogarse, repensar cosas, detenerse y expresarse. No creo que el arte vaya a salvar el mundo, dudo mucho que pueda lograr algo tan ambicioso como un cambio sociopolítico, es muy romántico pensar así, pero es maravilloso saber que de ti sale algo que te sorprende y esa sensación es terapéutica.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


PayPal ButtonPayPal Button
bottom of page